Revista Internacional de Poesía: "Poesía de Rosario" Nº 21
  José Muchnik
 



 GUIDE POÉTIQUE DE BUENOS AIRES – GUÍA POÉTICA
JOSÉ MUCHNIK. TIEMPO EDITIONS. PARIS. 2009


Estamos en presencia de un libro bilingüe: francés-español, o debería decirse francés-porteño, o tal vez francés-criollo o bien francés-lunfardo. Su autor, José Muchnik nació en 1945 en el barrio de Boedo, hijo de inmigrantes rusos, residente actualmente en Paris, es un nostálgico de su Buenos Aires querido. Por lo tanto nos acerca en esta Guía Poética, un trayecto enamorado de lar sino perdido por lo menos apartado durante  los años de la última dictadura. La obra se introduce a continuación del título con un texto denominado “Modo de Empleo”  desde aquí en adelante  se percibe un aire cortazariano que intenta un recorrido haciendo esquina en uno y otro sitio y poniendo como personaje a un caminante, sin nombre, anónimo como tantos que transitan esa ciudad de sueños y fantasmas, esa capital de Sudamérica hecha de inmigraciones variopintas, que tiene impresa las huellas y señales de tantas culturas que sumadas vinieron a conformar “el tipo argentino” como  modo de ser, modo de amar, modo de exteriorizarse, modo de extrañar.  No es casual que el libro cierre con un último capítulo titulado “Como un juego PARA ARMAR”,  que remeda el libro de Cortázar “Modelo para armar” Muchnik invita al lector y al caminante anónimo, sea francés o argentino, a un sueño en la voz de Horacio Ferrer “¡Vení, volá, vení!” (Balada para un loco) y alternando textos coloquiales con poemas dice: “Llegó la hora de la verdad… Señor caminante ya hemos dado pistas para recorrer el alma de la ciudad, a Usted de revolear la suya en la rayela. ¿No la encuentra? ¿La olvidó en el ropero o en el fondo de una tetera?. ¿Se escapó de casa en una vieja maleta?... ¡¡¡Búsquela!!! Hay que recorrer Buenos Aires con el alma a la vista. La clave, como ya se habrá dado cuenta a esta altura, empalmar dos almas en resonancia… Pistas para poder hacer el camino, para poder desviar cuando el momento lo requiere y poder volver para saber que el camino sigue allí, impasible, entero en el sentir, inconmovible en la reminiscencia,  amojonado de amigos y de poemas, de perfumes y olores, de todas las cosas nimias o trascendentes que hacen “del ir” indefectible de la existencia una posibilidad “del volver” ese ancla que dan los recuerdos cuando se sabe que hay un lugar o dos en los que justamente el alma ha  varado para siempre, conciliar es la tarea de este libro, no sólo con traducciones sino con andares y lugares llevados allende la patria que no es más que el lugar de la infancia y el arraigo profundo, a pesar de los pesares que siempre nos llueven por lo  azaroso.  En ese capítulo último el poeta ahora metido en lo hondo de la memoración dice: “Una calle puede ser/adoquines atontados/entre inmóviles veredas/ o vaivén de balcones/ columpiándose en desorden/ mientras tratan maniquíes/ de quebrar sus propios moldes…”  y luego aconseja:  “…Relájese, deje que vengan a su encuentro la vida y la ciudad. Recuerde…entre su mirada y las cosas… surgen magias en resonancia…ya le hemos dicho, alcanza con muy poco… sólo algunas combinaciones elementales. (…) A la ciudad no le asombrará que lea el diario con los ojos cerrados, ella sabrá guiarlo a través de los indicios…”. El poeta le  propone dialógicamente al caminante anónimo una suerte de charla en la que la voz nunca se escucha, es Muchnik tomando también esa suerte de resonancia, esa combinación entre él y su alter ego; o entre él porteño emigrado y él turista en su propia tierra; o entre él irremediablemente argentino tratando de conciliarse entre raíz y destino. Lo cierto es que este libro sería bueno que lo leyésemos todos, nosotros, los de aquí y aquellos que desde París aman el tango y el malevaje y la pasión y todos los que deban hacerse una ciudad de asuntos  para ser poetizados, que es lo mismo que decir la ciudad está donde está el corazón.

Los capítulos que componen la obra son:

Comme un tango A L’AUBE               /    Como un tango de MADRUGADA

Comme un fleuve IMAGINAIRE         /    Como un río IMAGINARIO

Comme des rues SANS BORDS         /    Como calles SIN BORDES

Comme un coin de rue UNIVERSEL   /    Como una esquina UNIVERSAL

Comme un cap VERS LE SUD            /    Como un rumbo HACIA EL SUR

Comme une nostalgie OUVERTE       /    Como una nostalgia ABIERTA

Comme una bavardage SANS HÄTE  /    Como una charla SIN PRISA  

Comme un dimanche EN AROMES    /    Como un domingo ENAROMADO

Comme un jeu A MONTER                /    Como un juego  PARA ARMAR  

 

Si unimos las mayúsculas

MADRUGADA

IMAGINARIO SIN BORDES

UNIVERSAL HACIA EL SUR

ABIERTA SIN PRISA

ENAROMADO

PARA ARMAR.

Nos queda un poema sobre: una ciudad?,  un tango?,   un sentimiento?   un hombre?  un país?.   Todos los títulos son comparaciones y sabemos que éstas sin ser metáforas aún,  establecen una ligazón entre dos mundos, dos opciones, dos circunstancias. Como dijo el autor, leamos como si caminásemos y allí estarán las pistas que deliberadamente y con amorosa contemplación nos va dejando como ruta de lo que se ama para siempre.

Ana Russo - Julio 2012
 
  Hoy habia 10 visitantes (54 clics a subpáginas) ¡Aqui en esta página!  
 
=> ¿Desea una página web gratis? Pues, haz clic aquí! <=